Nomás tantito.

Suena el despertador.

Como puedes, le das un manotazo para que se apague ese sonido atordecedor, por más lindo que haya sido el tonito que la noche anterior seleccionaste, y piensas, quiero dormir un poquito más, nomás tantito.

Obvio, a resultado del santo madrazo que le diste al reloj, éste se pone digno y ya no vuelve a sonar y cuando te llega esa sensación, como esa de la cubeta de agua fría, pero en seco, y despiertas, te das cuenta que ya dormiste más de la cuenta y ahora tienes que apresurarte para salir disparado hacia el trabajo.

En camino al trabajo, vez que pasan treinta y cinco minutos después de la hora en que debes de presentarte en tu oficina, piensas, fue un ratito, el tráfico es pretexto universal que ya se aplica, desgraciadamente, con mayor frecuencia en más metrópolis de esta linda nación mexicana. Llegaste tarde, nomás tantito.

Gracias a las prisas, no te dio tiempo de desayunar y para eso del medio día, ya la solitaria mayor comienza a comerse a las menores. Por lo que emprendes una comisión especial, tipo SWAT, con el resto de los también hambrientos, así que en un dos por tres, se arma la vaca, la comitiva y en media hora ya tienes contento al estómago. Además, sólo fue algo para librar y llegar vivo a la hora de la comida, nomás tantito.

En fin, sacas el día y los pendientes como puedes, con quien debes y si realmente quieres sacar una buena productividad, sólo te pones las pilas, haces lo que debes hacer y además, lo haces bien, con eso sabes que avanzarás y vivirás más relajado, al grado de poder entonces, pensar en el reven, en el fut, en aquéllos planes que traes pendientes o simplemente, planear un romance o mantener el fuego actual que tuvieses. Así que sabes que si te aplicas, sales temprano. Pero cuando nomás tantito le intentas, todo se complica, ¿verdad?

Y como sé que tienen miles de actividades por hacer y ya no quiero quitarles su tiempo, les digo que hay que hacer la campaña de concientización del “nomás tantito”. La verdad es que es una conducta colectiva que no ayuda a crecer como comunidad. Además, con poco esfuerzo, en conjunto, suma. Por ende, se multiplica, y el nomás tantito lo podremos eliminar como hábito.

¿Va?